Grúas Fuster – el mejor aliado en la carga y descarga

El uso de grúas Fuster como medio de carga y descarga son generalmente puestas en alquiler por empresas especializadas en este negocio en el traslado de equipo pesado, material en alto volumen o piezas que requieren ser transportada bajo dichas condiciones por poseer características particulares con respecto a su fragilidad y tamaño.

No obstante, existe la posibilidad de adquirir estas grúas autocargantes, así como, el camión porta maquinaria, entre otros de su tipo empleados en el sector de la construcción y para su uso en el campo; de segunda mano o de ocasión, lo cual resulta ser ventajoso para todo aquel que está interesado en ser dueño de esta clase de vehículo.

Pero adentrémonos un poco en el mecanismo de estos artefactos y veamos los antecedentes históricos de tales artilugios creados por la mente humana, con el fin de ser unos aliados en la industria de la edificación desde tiempos remotos.

Las grúas – invención con años de historia

Sabemos que las grúas son maquinarias con el fin de elevar y distribuir las cargas en los espacios y las cuales están suspendidas por un gancho. Su mecanismo está generado por poleas acanaladas, contrapeso u otros tipos de mecanismos simples, los cuales establecen una superioridad o ventaja mecánica que llega a mover altos volúmenes.

No obstante, las primeras grúas desarrolladas a comienzo de la historia eran accionadas por el hombre y los animales. Ello ocurría en la antigua Grecia donde se idearon las iniciales para la ejecución de grandes edificios.

Más tarde, los romanos adoptan el mecanismo concebido por sus antecesores los griegos perfeccionándola según sus conocimientos y emplearlas en el crecimiento del imperio a través de grandes construcciones que aun hoy día continúan en pie. Así es como en esa época de guerras y conquistas, tal poderío alcanza el apogeo de estas maquinarias surgiendo distintas variantes según su uso.

Tras la caída del Imperio romano dicha tecnología cayo en desuso. Pero en la edad medía las grúas de acoplamiento entran en escena en una medida mucho más grande reincorporándola de nuevo a los sistemas de construcción de la sociedad de las ciudades europeas más importantes de aquella época.

Hoy día esta maquinaria se ha convertido en un elemento primordial en la industria, no solo de la construcción sino, además, en otros ámbitos como instalaciones industriales, puertos y otros lugares donde es preciso trasladar cargas de alto volumen.

Tipos de grúas hoy día

Actualmente, los tipos de grúas se dividen en dos clases: las móviles y fijas. Sin embargo, dentro de estas categorías existen las conocidas como: auto-despegable, telescópicas, Luffing o Transtainers y las de torre. Cada una de estas es empleada según su tipo de accionar y requiere de la maniobra de expertos operarios que además de tener la responsabilidad de la elevación de cargas y descargas debe estar atento al cuidado de estos grandes equipos de elevado valor.

Asimismo, mantener el equilibrio mientras se maniobra es uno de los mayores desafíos, pues es este exactamente una de sus debilidades, puesto que el peso de toda grúa radica solo en su base.

Redacción

Deja un comentario