Préstamos e hipotecas en Bilbao

¿Deseas entrar al sorprendente mundo de los negocios de manera independiente y sabes que  tú principal elección sería formar parte de lo que siempre has soñado: el atrayente sector de la gastronomía, restaurantes y todo lo que tiene que ver con la cocina? No obstante, existen algunas series de retos que debes superar antes de llegar a tu meta. Y aunque estas consciente de ello, seguramente aun no sabes por donde comenzar.

La principal dificultad ante este tipo de desafíos es el no poseer los recursos económicos suficientes para hacer frente a todo lo que conlleva este largo camino del emprendimiento. Por tal razón, en el caso de que no cuentes con el capital necesario, el primer paso es acudir a un banco, como por ejemplo: el BBVA y solicitar los requisitos obligatorios para obtener un financiamiento.

Muchas veces estas instituciones financieras que están allí con ese propósito, colocan complicadas trabas y aplazan tanto las respuestas que en ocasiones se podría llegar a la conclusión que no son la ayuda que esperábamos. Pero a pesar de ello el interesado en solicitar el préstamo continúa realizando todos los intentos y gestiones pertinentes.

Mi solicitud de crédito fue denegada ¿Qué hago?

Ahora bien, puede suceder que la respuesta del banco seleccionado no resulta satisfactoria para el cliente, debido a factores como por ejemplo tener un mal historial crediticio que en muchas ocasiones no obedece a la culpa del prestatario; sin embargo, esto igual empaña su imagen y se convierte en un impedimento a la hora de solicitar un préstamo hipotecario o cualquier otro tipo de crédito.

Normalmente, si el solicitante de un financiamiento bancario aparece en la lista de morosos de ASNEF, del cual este no tenía conocimiento, repentinamente aquello que parecía el proyecto soñado puede volverse un asunto complicado y un gran quebradero de cabeza para el emprendedor.

Recordemos que aparecer en tal lista u otra de igual similitud, significa que la persona tiene un registro crediticio oscuro y en el momento de recurrir a una institución bancaria o financiera para pedir dinero en calidad de préstamo, se consigue con que no les es posible. Esto le obliga a acceder a otras alternativas.

La solución para muchos es optar por fuentes sustitutas, como una solución simple, sencilla y directa que permita lograr préstamos personales como lo que representa la figura de los prestamistas privados.

Pero existen otras opciones para lograr resolver este tipo de coyuntura. La primera sería plantearte la refinanciación de la deuda. Esto se puede lograr mediante empresas refinanciadoras que se encargaran de pagar tu deuda y poder así salir del registro ASNEF. Ello significa que de ahora en adelante sería a esa compañía que gestiono todos tus impagos, a quien le debes pagar la deuda ya cancelada.

De esta manera puedes recomenzar el proceso de solicitud de crédito más solides. Ahora podrás gestionar los tramites que te permitirán obtener de manera rápida tu crédito ante el banco que desees, sin la angustia de pensar que la misma será rechazada por motivos como: aparecer en una lista de morosidad.

Redacción

Deja un comentario